Los 12 arquetipos de Carl Gustav Jung image

Los 12 arquetipos de Carl Gustav Jung

Carl Gustav Jung fue un inventor del concepto de arquetipos. Su trabajo ha influido en muchos teóricos modernos, incluidos Sigmund Freud, Joseph Campbell y James Hillman.

Los arquetipos de Carl Gustav Jung son una forma de que las personas se comprendan a sí mismas y a los demás. Al identificar su arquetipo, es importante que consideren lo que necesitan de la vida y lo que no quieren.

Introducción: Carl Gustav Jung


Carl Gustav Jung fue un inventor del concepto de arquetipos. Su trabajo ha influido en muchos teóricos modernos, incluidos Sigmund Freud, Joseph Campbell y James Hillman. Los arquetipos son imágenes universales que provienen del inconsciente colectivo y forman parte de nuestra autonomía individual o personal. Son como patrones o patrones de cómo experimentamos la vida en función de lo que nos ha sucedido en el pasado.


Carl Gustav Jung inventó el término arquetipo para referirse a los patrones universales y comunes de nuestro inconsciente colectivo. Creía que los arquetipos se expresaban a través de símbolos e imágenes, que se descubren mediante el análisis de los sueños, el arte, la mitología y la religión. Jung no creía en una figura divina en particular, pero apoyaba un panteón de dioses. El objetivo de la terapia era reconciliar estas partes opuestas de la psique entre sí para realizar el potencial más profundo de uno.


Resumen de los Arquetipos Jungianos



Funciones de los arquetipos


Mucha gente malinterpreta qué es un arquetipo y, como resultado, les cuesta entender cómo se pueden utilizar los arquetipos para el autoconocimiento. Los arquetipos son patrones de comportamiento humano que se manifiestan de diversas formas en todo el mundo. Forman parte de nuestro inconsciente colectivo e influyen en nuestra percepción de las cosas. Las personas que tienen una fuerte conexión con un arquetipo exhibirán comportamientos y tendencias comunes asociados con él.


Así que leyó el ensayo de Jung sobre "Arquetipos y el inconsciente colectivo", o tal vez incluso tomó un curso de introducción a la psicología junguiana. De todos modos, la única pregunta que probablemente te vino a la mente es: ¿cómo identificamos los arquetipos? Este artículo intentará responder a esta pregunta presentando dos formas en que se identifican los arquetipos.



Exploremos un poco los arquetipos:



El arquetipo de la totalidad


es un concepto profundo. Es un tema mitológico en muchas culturas y es fácil ver por qué. El mito habla de nuestra necesidad de sentirnos plenos y completos. Siendo algo más simple que partes separadas, sino más bien un conjunto de partes conectadas entre sí y conectadas con el mundo que nos rodea.



En la cultura occidental, la idea de totalidad se ha visto como un estado del ser que requiere trabajo y devoción para lograrlo. En otras culturas, este concepto no es tan apreciado como dentro de la sociedad occidental. En la filosofía oriental, por ejemplo, la integridad es vista como una cualidad innata que no siempre está disponible si no nos cuidamos y dejamos que nuestras necesidades personales tengan prioridad.



La idea de totalidad no es un concepto nuevo. Ha existido durante siglos, pero a menudo es difícil de definir o comprender. Para comprender mejor el concepto, se recomienda explorar sus diversas definiciones y su origen.



El inconsciente es un arquetipo.


Es parte del inconsciente colectivo. Los arquetipos son ideas, imágenes o modelos universalmente presentes en todas las culturas. Los arquetipos del inconsciente incluyen al héroe, al anciano sabio y al niño.



El arquetipo es uno de los conceptos más antiguos y fundamentales de la psicología junguiana. se define como



"la imagen primordial, universal... expresa lo que es común a todos los hombres".



El arquetipo del inconsciente se refiere a las formas en que las personas responden de manera subconsciente a las realidades invisibles o tácitas de sus vidas. Esta idea fue introducida por primera vez como se mencionó anteriormente por el psiquiatra suizo Carl Jung hace más de 100 años. Los arquetipos, como el del inconsciente, están universalmente presentes en la literatura, el arte, el cine y la religión.



El ánima y el ánimus


Ambas son imágenes arquetípicas que se derivan del concepto de psicoanálisis. El arquetipo del ánima suele estar simbolizado por una figura femenina, mientras que el arquetipo del ánimus suele estar simbolizado por una figura masculina. Estos arquetipos no se asocian exclusivamente con hombres o mujeres, ya que se pueden encontrar en ambos géneros. Estos símbolos derivan de la psicología humana porque la psique se divide en dos partes: la mente consciente y la inconsciente.



La psique humana es una entidad compleja y única. Se compone de muchos aspectos diferentes que funcionan en armonía unos con otros, pero que también tienen el potencial de entrar en conflicto entre sí. Los analistas junguianos han identificado dos de estos aspectos como los arquetipos de anima y animus.



La psique humana es una entidad compleja y única. Se compone de muchos aspectos diferentes que funcionan en armonía unos con otros, pero que también tienen el potencial de entrar en conflicto entre sí.



Los arquetipos de la sombra y la persona.


Pueden proporcionar un marco psicológico para comprender la dinámica entre las personas en las relaciones. El arquetipo de la sombra es el del lado oscuro y oculto de una persona que generalmente no es reconocido ni aceptado por el individuo. El arquetipo de la persona es el rostro que presentamos a los demás y que vemos en el espejo. La relación entre estos dos arquetipos ofrece una oportunidad para la autoconciencia y la aceptación; también ofrece información sobre nuestras relaciones con los demás.



Los Arquetipos de las Sombras a menudo se experimentan como el lado oscuro de nuestra personalidad, las cosas que no queremos admitir sobre nosotros mismos. La sombra también simboliza sentimientos y pensamientos negativos que pueden haber sido reprimidos o ignorados. La personalidad de una persona resulta de la interacción dinámica entre cualidades claras o positivas y cualidades oscuras o negativas.



El estudio de los arquetipos numinosos


Es un método de exploración de la psique que se centra en los símbolos universales. Es común en muchas culturas y religiones diferentes. Por ejemplo, en nuestra cultura, las imágenes de Jesús nos recuerdan que fue humano, que sufrió por todos nosotros y que se sacrificó por nosotros. El arquetipo numinoso se considera una experiencia cuando uno se encuentra con algo tan poderoso o hermoso que crea una impresión indeleble en su mente.



Numerosas culturas antiguas creían en la existencia de un orden subyacente fundamentalmente desconocido. Estas culturas a menudo atribuyen los fenómenos naturales a varias fuerzas divinas, muchas de las cuales se dice que están personificadas como arquetipos que representan su manifestación. El concepto de la idea del arquetipo numinoso se ha afianzado recientemente en el pensamiento moderno, y algunos estudiosos atribuyen su nacimiento a un creciente interés por el panteísmo y el animismo.



Hay mucho que decir, pero por el momento vamos a darle una comida enharinada.


En general, la psicología analítica explica que el arquetipo es un ser independiente.


Una evaluación psicológica analítica indica que el fundamento genético de la conducta es casi inevitable que se presente.



Los 12 arquetipos de Jung



El inocente


Aquellos que se identifican con el arquetipo inocente a veces son criticados por ser crédulos o demasiado confiados. Pueden ser vistos como extraños de la sociedad porque no siempre se ajustan al statu quo. Pueden ser personas muy compasivas y afectuosas y, a menudo, se sienten atraídos por ayudar a los demás. Sin embargo, también pueden ser vistos como débiles o tímidos y pueden ser explotados por ello.


Objetivo: ser feliz.

Miedo: Ser castigado por cometer un error o hacer algo mal.

Debilidad: Confiar demasiado en los demás

Talento: fe en la vida y apertura mental



El amigo


El arquetipo del amigo representa a aquellos que son dignos de confianza, realistas y honestos. Los amigos a menudo están ahí el uno para el otro en tiempos difíciles y se puede contar con ellos para recibir apoyo. También suelen ser honestos entre sí, lo que puede ayudar a generar confianza. Los amigos pueden proporcionar una sensación de realismo y honestidad en su vida, lo que puede ser reconfortante.


Objetivo: Sentido de pertenencia

Miedo: permanecer excluido o destacar entre los demás

Debilidad: Puede ser demasiado cínico

Talento: Honesto, buena apertura a los demás, pragmático y realista.



El héroe


El arquetipo del héroe es el que se esfuerza por ser fuerte y defender a los demás. Suelen tener un fuerte sentido de la justicia y la moralidad y suelen estar dispuestos a ponerse en peligro para ayudar a los demás. También pueden tener otras cualidades como fuerza, coraje y determinación.


Objetivo: ayudar a los demás y proteger a los más débiles

Miedo: Ser visto en una situación de debilidad o miedo.

Debilidad: Arrogancia, siempre necesita nuevas batallas para pelear.

Talento: Competente y valiente



El guardián


Quienes se identifican con el arquetipo del cuidador están llenos de empatía. Tienen un fuerte deseo de ayudar a los demás y, a menudo, anteponen las necesidades de los demás a las propias. Los cuidadores suelen ser personas muy compasivas y pacientes. A menudo son expertos en escuchar y son buenos para brindar apoyo a los demás.


Objetivo: Ayudar a los demás.

Miedo: Ser considerado egoísta

Debilidad: las personas se aprovechan fácilmente de su bondad.

Talento: Compasión y generosidad



El explorador


El arquetipo del explorador nunca es feliz a menos que experimente nuevas emociones. Está constantemente en busca de nuevos desafíos y nuevas oportunidades para explorar. Esto a veces puede volverlos imprudentes, ya que siempre están a la caza de la próxima gran aventura. Pero al mismo tiempo también los hace muy aventureros y abiertos a nuevas experiencias. Siempre están buscando ampliar sus horizontes y aprender cosas nuevas.


Meta: Experimentar tantas vidas como sea posible en una sola vida

Miedo: quedarse atascado o verse obligado a cumplir

Debilidad: Continuar moviéndose sin un objetivo específico con la incapacidad de vincularse con nada

Talento: Es fiel a sus deseos y todavía siente asombro en las pequeñas cosas.



El rebelde


El arquetipo rebelde es alguien que se rebela contra el statu quo porque cree que algo anda mal en el mundo y necesita ser cambiado. Suelen estar motivados por un sentido de la justicia y el deseo de hacer del mundo un lugar mejor. Sin embargo, el rebelde también está dispuesto a romper las reglas y desafiar a la autoridad para lograr sus objetivos. Pueden ser vistos como extraños o revolucionarios que no tienen miedo de defender sus creencias.


Objetivo: Destruir lo que no funciona

Miedo: Tiene miedo de no poder sostener el cambio.

Debilidad: Tiende a obsesionarse con sus propias causas.

Talento: tiene grandes ideas e inspira a otros a unirse a él como líder.




El amante


El arquetipo del amante está en armonía con todo lo que hace. Soy capaz de encontrar un equilibrio en medio de cualquier conflicto. Su comprensión compleja del mundo les permite estar en paz consigo mismos y con quienes los rodean. A pesar de las dificultades que puedan encontrar, se mantienen firmes en la búsqueda de la felicidad y la realización.


Objetivo: Quiere estar en armonía con las personas, el trabajo y la situación que están viviendo.

Miedo: Sentirse no deseado o no amado

Debilidad: Tiene un deseo de complacer a los demás a riesgo de perder su identidad.

Talento: Fomenta una gran pasión, aprecio y diplomacia.



El creador


El arquetipo del creador nació para crear algo que aún no existe. Este creador está motivado por un sentido de propósito y un deseo de traer algo nuevo al mundo. A menudo tienen una visión de lo que quieren crear y están motivados para convertir su visión en realidad. El proceso creativo suele ser desafiante, pero también es gratificante, ya que el creador puede ver cómo su creación cobra vida.


Objetivo: Crear cosas que perduren en el tiempo y que mantengan su valor

Miedo: Temen no crear nada importante

Debilidad: Poseen un perfeccionismo que tiende a convertirse en un obstáculo cuando temen que su creación no sea perfecta

Talento: Tienen mucha creatividad y la misma imaginación


El tonto


Al arquetipo demente le gusta animar las fiestas con humor y trucos, pero tiene alma. Usan su humor y sus trucos para llenar su vacío interior y evitar su dolor. Sin embargo, también tienen la capacidad de un profundo amor y compasión.


Objetivo: Aligerar el mundo y hacer que los demás se diviertan.

Miedo: Tiene miedo de ser percibido como aburrido por los demás.

Debilidad: A menudo frívolo, pierde el tiempo y esconde sus emociones detrás de un velo cómico o humorístico.

Talento: Puede percibir el lado divertido en todo y usa la diversión para cambios positivos en sí mismo y en los demás.


El sabio


El arquetipo ensayístico valora las ideas por encima de todo. Sin embargo, a veces pueden sentirse frustrados. Esto se debe a que constantemente buscan conocimiento y comprensión, y cuando no tienen acceso a estas cosas, se sienten limitados y bloqueados.


Objetivo: Usa tu sabiduría e intelecto para comprender el mundo de una manera profunda y mostrárselo a los demás.

Miedo: Miedo a ser ignorante o percibido como estúpido.

Debilidad: No puede tomar una decisión porque cree que nunca tiene suficiente información.

Talento: Sabiduría, inteligencia y curiosidad que lo lleva a mejorar continuamente



El mago


El arquetipo del mago suele ser muy carismático. Tiene verdadera confianza en sus ideas y deseos. Los magos a menudo pueden manipular el mundo que los rodea para obtener lo que quieren. Son capaces de usar su carisma y poder para influir en personas y situaciones.


Objetivo: comprender las leyes fundamentales del universo

Miedo: Teme eventos y consecuencias negativas imprevistas o no deseadas.

Debilidad: Tiene tendencia a volverse manipulador y egoísta.

Talento: Consigue transformar la experiencia de vida cotidiana de las personas ofreciéndoles un nuevo punto de vista y de observación de la vida.


El rey


El arquetipo de gobernante a menudo se siente atraído por el control y, a menudo, tiene una visión clara de lo que quiere lograr. Son líderes naturales a los que les gusta estar a cargo y no tienen miedo de correr riesgos. Por lo general, son personas analíticas y decididas que toman buenas decisiones bajo presión.


Meta: Crear una familia o comunidad próspera y exitosa

Miedo: Miedo al caos, miedo a ser superado o expulsado.

Debilidad: Tiende a ser mandón y no puede delegar nada.

Talento: Tiene el talento de ser responsable y dejarse llevar para ser líder.



Conclusión:


En conclusión, los 12 arquetipos de Jung son universalmente aplicables y contienen el potencial para ayudarnos a comprendernos mejor a nosotros mismos y a los demás.


Primero, todos podemos aprender del arquetipo de la "persona". En segundo lugar, todos podemos beneficiarnos al comprender y respetar el tipo de "sombra" que cada uno proyecta sobre los demás. En tercer lugar, todos podemos trabajar para comprender mejor nuestro "anima/animus" o nuestra alma gemela.



-Carl Gustav Jung creó 12 arquetipos que se utilizaron como una forma de entenderse a uno mismo y a los demás.


-Los diferentes tipos se pueden identificar observando de forma práctica las tendencias y reacciones de una persona ante determinadas situaciones.


Puedes estudiar todos los arquetipos aquí .

moon