Los siete espejos esenios en las relaciones image

Los siete espejos esenios en las relaciones

Una explicaci贸n completa de los espejos esenios en las relaciones y la correlaci贸n con la ley de la atracci贸n


Introducci贸n al contexto y correlaci贸n con la ley de la atracci贸n.


Como es sabido y probado por la ciencia, todo lo que nos rodea y lo que somos es energ铆a, la cual est谩 en constante transformaci贸n; algunos procesos energ茅ticos son m谩s visibles, otros menos evidentes a nuestros ojos. Todas las formas en las que se manifiesta la energ铆a emiten una vibraci贸n o frecuencia, por lo que todo lo que percibimos en el medio f铆sico es pura vibraci贸n.

Esto implica consecuencias en el proceso de determinaci贸n de la realidad que nos rodea; nuestras acciones de hecho se originan en nuestros pensamientos, pero muchas veces no nos damos cuenta de un proceso m谩s sutil que ponemos en marcha a trav茅s del pensamiento puro, que es una energ铆a muy poderosa, dotada de vibraci贸n, por lo que sucede que lo que se encuentra en resonancia con esto, tambi茅n se mueve hacia nosotros. Por lo tanto, podemos hablar de una ley de atracci贸n muy poderosa, por la cual lo similar atrae a lo similar.

De hecho, cuando pensamos en algo, comenzamos a atraer su esencia a nuestra vida, y cuanto m谩s nos enfocamos en un tema determinado, mayor es la vibraci贸n emitida, hasta la manifestaci贸n de lo que hemos deseado; por lo tanto todo lo que sucede es producto de las peticiones que transmitimos con nuestros pensamientos.

Por lo tanto tambi茅n desde el punto de vista relacional, todos aquellos con los que nos encontramos, amigos, amantes, especialmente enemigos, son una respuesta a nuestro pedido vibratorio, ya que no atraemos nada que no haya sido previamente invitado con el pensamiento.

Desgraciadamente, muchas de nuestras relaciones no son el resultado de una atracci贸n consciente y controlada, ya que muchas veces la atracci贸n no se produce de forma voluntaria sino autom谩tica , y en ocasiones no somos conscientes de los mecanismos que se producen a nivel inconsciente. Tratar de tener autoconciencia lleva ciertamente a cambiar los propios pensamientos y por lo tanto lo que uno atrae a su vida, de ah铆 la importancia de estar alineado con uno mismo y trabajar los aspectos egoicos y los condicionamientos parentales y culturales.

Observando nuestra vida se ve f谩cilmente c贸mo las relaciones, es decir el proceso de co-creaci贸n con los dem谩s, son responsables de casi todo el sufrimiento presente, que sin embargo es fuente de un enorme enriquecimiento de la experiencia personal. Las alegr铆as y tristezas m谩s profundas est谩n en efecto ligadas a las relaciones con los dem谩s, y una buena parte de ellas est谩 indudablemente ligada a la experiencia amorosa.

La relaci贸n es ante todo una relaci贸n de pareja con nosotros mismos, en la que el otro es un reflejo en el que observarnos, es decir , un espejo que estamos utilizando de forma m谩s o menos consciente. De hecho, todo lo que somos y lo que pensamos se refleja en lo que nos rodea, personas y acontecimientos.

Dyer habla de ella llam谩ndola 鈥渇uerza de intenci贸n鈥, entendida como una fuerza universal que permite el acto de creaci贸n en todos los 谩mbitos; una fuerza que no est谩 ligada a la actitud individual que nos mueve a cada uno de nosotros a la acci贸n, sino que es una energ铆a c贸smica de la que todos formamos parte, y de la que podemos sacar provecho para moldear realmente nuestra vida.

Sin embargo, aprovecharla, es decir, tomar conciencia tambi茅n del proceso de atracci贸n que desencadenamos, depende estrictamente de la conexi贸n con nosotros mismos, y de nuestro ego con la intenci贸n, entendida como energ铆a universal; en este proceso, el Ego, no por casualidad tambi茅n llamado el Adversario (por algunos incluso con el nombre de Sat谩n o Lucifer, significando la oposici贸n entre Dios y el Diablo como nada m谩s que el conflicto interior del hombre entre el Yo Superior y el Ego) , tiene un papel fundamental, ya que constituye todas aquellas resistencias que nos impiden conectar con la intenci贸n. Por ejemplo, nuestras resistencias pueden hacer que no reconozcamos a nuestra alma gemela incluso cuando la tenemos frente a nosotros.

Si queremos atraer a la pareja ideal, tendremos que empezar por dar lo que queremos atraer, de hecho si queremos una pareja 鈥減erfecta鈥, deber铆amos empezar a asemejarnos a esa idea de perfecci贸n que tenemos, es decir, ser como los que queremos, y recordar que, si algo nos niega el permiso para ser felices, en realidad es un obst谩culo construido por nosotros, muchas veces de manera inconsciente y/o inconsciente.

Por lo tanto, es muy importante recordar los siguientes elementos para poder cosechar los beneficios de la ley de la atracci贸n:

el poder y la influencia del pensamiento de uno;

la importancia de la acci贸n, es decir, de concretar el pensamiento a trav茅s de acciones coherentes con el objetivo fijado;

el inconsciente, el ego, las ideas preconcebidas y ciertas creencias son factores que pueden entorpecer, retrasar, impedir la ocurrencia de la ley de la atracci贸n.

Encuentro que el concepto de atracci贸n/intenci贸n y de espejo entre nosotros y la realidad est谩n profundamente ligados en una relaci贸n de simbiosis, ya que en base a lo que somos ejercemos cierta atracci贸n, y de la misma forma en base a lo que atraemos puede entender lo que somos; adem谩s, tomando conciencia del proceso de atracci贸n, se puede modificar la propia realidad y por tanto tambi茅n los espejos en los que nos reflejamos; del mismo modo podemos utilizar los espejos, y por tanto las situaciones que se presenten, para comprobar en qu茅 punto de nuestra evoluci贸n nos encontramos y si en realidad estamos cambiando nuestra forma de ser, es decir, nuestra capacidad de co-crear.

La relaci贸n de pareja, en particular, por el car谩cter 铆ntimo que conlleva, es algo muy poderoso, ya que son nuestros lazos m谩s 铆ntimos los que despiertan los miedos m谩s grandes, los abismos m谩s profundos, para exponer nuestros peores lados: a trav茅s de la pareja resulta en hecho todo lo que hab铆amos enterrado.

El poder de la ley de la atracci贸n y de los espejos se expresa haci茅ndonos encontrar siempre una pareja que esconde heridas capaces de chocar perfectamente con las nuestras, de hecho siempre encontramos la pareja que necesitamos para una mayor comprensi贸n de nosotros mismos: el problema se plantea cuando el La pareja no se experimenta al adoptar esta perspectiva m谩s amplia, y en esencia cuando culpamos al otro de todo lo que no est谩 bien, en lugar de llamar la atenci贸n sobre nosotros mismos.

En la pr谩ctica, cuantas m谩s cosas de la pareja, o de la persona que tenemos delante, traigamos a la memoria, m谩s llenaremos nuestros vac铆os interiores, aumentando la armon铆a en la relaci贸n.

La ley de la atracci贸n y los espejos a veces se manifiestan de una manera que no siempre es f谩cil e inmediata de entender; al respecto quiero reportar una descripci贸n de los espejos que me ayudaron mucho a entender este incre铆ble y 煤til fen贸meno, tratando de sacar algo de m铆. La descripci贸n a la que me refiero es la de los siete espejos descritos por los esenios, un pueblo antiguo que hab铆a descrito un papel de las relaciones humanas dividi茅ndolas en siete categor铆as; los llamaron espejos precisamente porque nos recuerdan que en cada momento de nuestra vida nuestra realidad interior se refleja en las acciones, elecciones y lenguaje de quienes nos rodean.

Los E sseni eran agricultores , cultivadores de frutas y profundos conocedores de las propiedades de las hierbas , los cristales y el color con el que trataban a todos aquellos que les ped铆an ayuda. Seg煤n Plinio, los esenios eran una comunidad que hab铆a abandonado las vanidades del mundo y se hab铆a elevado espiritualmente, alcanzando un conocimiento m铆stico bastante consistente.

Gracias a la preciosa obra de Gregg Braden, conocida precisamente como Los siete espejos esenios de las relaciones humanas y la compasi贸n, hoy podemos aprovechar el gran conocimiento espiritual de los esenios para aportar mejoras sustanciales en la calidad de nuestra vida. Este concepto es tan simple como revolucionario, si se entiende en su amplitud. Es como tener disponible una nave espacial que nos podr铆a llevar a explorar el universo, en este caso nuestro universo interior, pero que si no sabemos maniobrar corre el riesgo de no funcionar: debemos tener la tenacidad y la paciencia para subirnos a esta nave espacial. y familiar铆cese con sus diversas partes.

Las dificultades que nos podemos encontrar en este camino son de dos tipos, ya que debemos tanto prestar atenci贸n a las definiciones de los espejos, comprender su significado, como prestar atenci贸n a nosotros mismos y a nuestros mecanismos internos. Mirar hacia el interior de uno mismo no es f谩cil ya que implica tomar conciencia de las propias heridas internas, proceso que no es en modo alguno inmune al sufrimiento; implica sentimientos de miedo y por lo tanto de posible resistencia, es decir, intentos de oponerse y rechazar este procedimiento.

Todos los d铆as, en nuestra vida social y laboral, tratamos con muchas personas; Los espejos pueden manifestarse en cualquier tipo de relaci贸n y contexto en el que nos encontremos. Cuando estamos en relaci贸n con otra persona, debemos preguntarnos por qu茅 un individuo en particular crea emociones y sensaciones espec铆ficas en nosotros. Debemos entender que, a trav茅s del otro y de los m煤ltiples eventos que ocurren, el universo nos ofrece una oportunidad para la evoluci贸n, para la adquisici贸n de la conciencia y para la sanaci贸n de nuestras heridas internas.


El primer espejo esenio


Seg煤n el primer espejo, lo que reconocemos en los dem谩s es simplemente la imagen de lo que somos en el presente.

Quienes est谩n cerca de nosotros nos lo devuelven, reflej谩ndonos. Por ejemplo, si reconocemos la bondad en el otro, significa que probablemente nosotros mismos en ese momento estemos transmitiendo esa se帽al de bondad. Si estamos nerviosos, lo reflejaremos igualmente y lo que la realidad aplazar谩 muy probablemente ser谩 igual de nervioso: pongamos el caso de que lleguemos tarde, todo lo que nos frena en ese momento, desde la gente hasta el tr谩fico, nos pone a煤n m谩s nerviosos. . .

Cuando somos capaces de reconocer una cualidad en una persona, debemos tener en cuenta que somos capaces de hacerlo no por casualidad, sino porque esa cualidad tambi茅n forma parte de nosotros, de hecho somos capaces de reconocer s贸lo lo que ya nos pertenece. nosotros y sabemos. ; esto obviamente tambi茅n se aplica en el caso de una caracter铆stica negativa.

Tengamos en cuenta que esa cualidad o 鈥渄efecto鈥 no necesariamente nos pertenece en el momento presente, quiz谩s haya sido parte de nosotros en el pasado; a veces la realidad manifiesta lo que nos negamos a aceptar o ver dentro de nosotros mismos .

Si me considero una buena persona, pero estoy rodeado de patrones de comportamiento basados en la ira y la violencia, tengo que preguntarme por qu茅 la realidad me pone frente a esa situaci贸n. Una de las hip贸tesis puede ser que dentro de nosotros negamos la ira, la reprimimos, o que quiz谩s escondemos algo de nosotros mismos y en nosotros mismos; en esencia negamos todo lo que no queremos ser y que no podemos soportar .

En una situaci贸n en la que nos consideramos v铆ctimas, por ejemplo, 驴qu茅 significa para nosotros la realidad? Quiz谩s puede reflejar alg煤n tipo de falta de respeto y desprecio que primero tenemos hacia nosotros mismos, y de la cual quiz谩s no nos demos cuenta, permitiendo que otros tomen esa actitud hacia nosotros tambi茅n. Cada uno debe considerar su situaci贸n espec铆fica y preguntarse: 驴por qu茅 la realidad me confronta con esto?

Todo lo que recibimos de los dem谩s es un puro reflejo de nosotros mismos, a veces dif铆cil de reconocer, porque muchas veces vivimos de actitudes y modelos automatizados, adquiridos en la mayor铆a de los casos por los padres, que nos parecen normales y por lo tanto no podemos ni siquiera entender el por qu茅 de ciertos acontecimientos de la vida. se manifiestan repetidamente: la vida no hace m谩s que colocarnos frente a personas y hechos para hacernos crecer, hasta que nos abrimos a esta comprensi贸n, no buscamos por qu茅 mirando primero dentro de nosotros mismos, no saldremos de ella; mientras sigamos escapando, cerr谩ndonos, la vida nos pondr谩 cada vez m谩s duros y persistentes ante ciertos hechos.

Las personas que mayor efecto tienen en nosotros a veces lo tienen solo porque esa parte de nosotros mismos no resuelta o no entendida, se une sin que podamos controlarla, a todo lo que del otro nos puede permitir sacar esa parte misma, es decir, a todo lo que de hecho puede hacernos evolucionar y mejorar.

En resumen, el primer espejo nos muestra a trav茅s de qui茅n y qu茅 nos rodea, qu茅 somos o qu茅 negamos de nosotros mismos en el momento presente . Es evidente que este espejo involucra la esfera de todas las relaciones sociales posibles, desde la amistad al amor, a la salud, al trabajo, a la familia, manifest谩ndose en todo tipo de contextos y lugares, desde la cola del banco, en la conducci贸n del autom贸vil. , en la parada de autob煤s etc etc ..


El segundo espejo esenio


Si reconoces que los patrones de comportamiento de quienes te rodean no te pertenecen, por lo que has descartado el primer espejo, preg煤ntate si en su lugar est谩s juzgando lo que se te muestra.

El juicio, entendido como la capacidad de distinguir el bien del mal y en consecuencia evaluar a las personas o las cosas, est谩 muy extendido en nuestra sociedad, lo que genera numerosos efectos. En primer lugar podemos distinguir dos tipos de juicio: el que operamos hacia los dem谩s y el que implementamos hacia nosotros mismos.

En el ejemplo que les voy a dar, hay un v铆nculo muy fuerte entre el primer espejo y el segundo: de hecho sucede que al operar un juicio negativo sobre ciertas emociones, realizamos un acto de represi贸n de estas, que si no son reconocidos y aceptados pueden conducir a efectos desagradables, es decir, como se mencion贸 anteriormente, a la manifestaci贸n en la realidad de todo lo que nos negamos a ver. Un ejemplo puede ser la pederastia: sacerdotes que deben respetar el voto de castidad, reprimen sus deseos sexuales juzg谩ndolos mal, tratando de no verlos, neg谩ndolos, obteniendo luego el efecto contrario, es decir, el de la explosi贸n del deseo sexual en una manera perversa.

Necesitamos entender un punto fundamental: el juicio no pertenece a la realidad, pertenece a nuestra mente: al universo no le importa lo que est谩 bien o mal en nuestra mente, sigue adelante con sus leyes.

La aplicaci贸n del juicio crea grandes conflictos internos ya que no es nada f谩cil distinguir en cada situaci贸n lo que es bueno de lo que es malo; a menudo, estos dos factores se desarrollan claramente seg煤n la cultura y la religi贸n de uno. Nuestros impulsos, al igual que los sexuales, nuestros deseos y pensamientos tienen que hacer frente a la pesada carga de los juicios y prejuicios presentes en nuestra sociedad. Usualmente cuando creemos que algo est谩 bien, operamos en consecuencia una evaluaci贸n negativa de su contrario, iniciando en la mayor铆a de los casos un proceso de no aceptaci贸n hacia el elemento considerado. Cuanto m谩s fuerte sea esta carga, mayor ser谩 la probabilidad de que lo que estamos juzgando fuertemente se manifieste cerca de nosotros.


El tercer espejo esenio


驴Qu茅 acaba de pasar en ese momento? A trav茅s de la sabidur铆a del tercer espejo, se nos pide que admitamos la posibilidad de que, en nuestra inocencia, renunciemos a grandes partes de nosotros mismos para sobrevivir a las experiencias de la vida. Se pueden perder, sin que nos demos cuenta, o quiz谩s los perdamos conscientemente o nos los quiten quienes tienen poder sobre nosotros.

A veces, cuando nos encontramos en presencia de un individuo que encarna precisamente aquello que hemos perdido y buscamos para encontrar nuestra totalidad, nuestro cuerpo expresa una respuesta fisiol贸gica mediante la cual nos damos cuenta de que tenemos una atracci贸n magn茅tica hacia 茅l. esa persona. . Si te encuentras en presencia de alguien y, por alguna raz贸n inexplicable, sientes la necesidad de pasar tiempo con esa persona, hazte una pregunta: 驴qu茅 tiene esa persona que yo he perdido, he cedido o me han quitado? 驴de mi parte? La respuesta puede sorprenderlo mucho porque realmente reconocer谩 este sentimiento de familiaridad para casi todas las personas que conozca. Es decir, ver谩s partes de ti mismo en todos.

A veces, el encuentro con una persona puede, por tanto, estar ligado al hecho de que necesitamos volver a conectar con esa parte que hemos perdido: cuando nos damos cuenta de esto, es decir, cuando captamos la ense帽anza de la situaci贸n, puede ocurrir que la el inter茅s en la persona se desvanece. No es un efecto agradable pensar que en determinadas ocasiones corremos el riesgo de ser un puro espejo para el otro, o que el otro pueda serlo para nosotros; considerando su experiencia personal, sin embargo, para la mayor铆a de las personas creo que es evidente e inevitable que algunas relaciones duran y otras no, por varias razones. En cualquier caso, siempre somos un espejo para los dem谩s y los otros para nosotros, pero las relaciones que se basan en un sentimiento real no se derrumban con la realizaci贸n del espejo.


El cuarto espejo esenio


El cuarto sin espejo de las relaciones humanas es una cualidad algo diferente. A lo largo de los a帽os, a menudo sucede que adoptamos modelos de comportamiento que luego se vuelven tan importantes que reorganizamos el resto de nuestras vidas para acomodarlos. A menudo, estos comportamientos son compulsivos, son adictivos.

El Cuarto Misterio de las Relaciones Humanas nos permite observarnos en un estado de adicci贸n y compulsi贸n. A trav茅s de la adicci贸n y la compulsi贸n, lentamente renunciamos a las cosas que m谩s nos importan. Es decir, a medida que nos rendimos a ellos, poco a poco nos vemos dejando las cosas que m谩s amamos. Por ejemplo, cuando hablamos de adicci贸n y compulsi贸n, muchas personas piensan en el alcohol y la nicotina, que ciertamente son capaces de crear tales estados.

Pero existen otros patrones de comportamiento m谩s sutiles como ejercer el control en un 谩mbito empresarial o familiar o la adicci贸n al sexo, a poseer o generar dinero y la abundancia, tambi茅n son ejemplos de compulsi贸n y adicci贸n. Cuando una persona encarna tal modelo de comportamiento, puede estar seguro de que el modelo, que es hermoso en s铆 mismo, se ha ido creando lentamente con el tiempo. Poco a poco, renunciamos a las cosas que nos son m谩s queridas.

Si reorganizamos nuestra vida para dar paso al modelo del alcoholismo o del abuso de sustancias, tal vez estemos renunciando a porciones de nuestra vida representadas por las personas que amamos, por la familia, por el trabajo, por nuestra propia supervivencia.


El quinto espejo esenio


A trav茅s de este espejo se nos pide que admitamos la posibilidad de que las acciones de nuestros padres hacia nosotros reflejen nuestras creencias y expectativas respecto a la relaci贸n entre nosotros y nuestra Madre y nuestro Padre Celestial, es decir, con el aspecto masculino y femenino de nuestro creador, como quiera que concibelo

Por ejemplo, si nos encontramos viviendo una relaci贸n con unos padres por los que continuamente nos sentimos juzgados o para los que incluso dar lo mejor de nosotros nunca es suficiente, es muy probable que esa relaci贸n refleje la siguiente verdad: somos nosotros los que creemos, dentro de nosotros. , de no estar a la altura y que quiz谩s no hemos logrado lo que se esperaba de nosotros a trav茅s de nuestra percepci贸n de nosotros mismos hasta el Creador. Este es un espejo poderoso y muy intangible, que, quiz谩s m谩s que otros, puede revelarnos por qu茅 hemos vivido nuestra vida de cierta manera.

En comparaci贸n con mi experiencia, la relaci贸n con los padres es muy importante, no tanto la relaci贸n material como el acercamiento y la percepci贸n interior hacia ellos.

En psicoterapia sist茅mica, honrar y respetar a los padres es un punto fundamental, porque siempre hay consecuencias ligadas a si una persona respeta o no a sus padres.

De hecho, dado que cada uno de nosotros es en parte nuestro padre y en parte nuestra madre, adem谩s de traer algo personal con nosotros, no honrar a nuestros padres significa en parte rechazarnos a nosotros mismos. En particular, aquellos que desprecian fuertemente a sus padres se sienten vac铆os e insatisfechos, y cuanto m谩s los rechazan, m谩s se castigan a s铆 mismos sin darse cuenta. Nos guste o no, los padres son el origen de la vida, y en realidad pueden representar un sustituto del Creador y de la Madre Celestial, a trav茅s de quienes se nos da una gran oportunidad de crecimiento. Juzgar a nuestros padres es contraproducente e in煤til, porque entre hijos y padres se crea un v铆nculo que va m谩s all谩 de la moralidad; lo 煤nico que podemos hacer es aprender a aceptarlos con humildad. Hay que saber aceptar a los padres para poder recorrer en paz el propio camino.

Es importante tomar conciencia de la actitud que uno tiene hacia sus padres ya que esto afectar谩 a su vez la relaci贸n con nuestra pareja y tambi茅n con nuestros hijos. Todos somos ni帽os en primer lugar, luego podemos ser padres a su vez: conocer la din谩mica interna de la relaci贸n padre-hijo es importante no s贸lo para estar en paz, sino tambi茅n porque acaba influyendo en nuestra relaci贸n de pareja y en nuestra ni帽os. Por ejemplo, lo que nos molesta de la pareja tambi茅n nos molestar谩 en los hijos. Todos somos fruto de nuestros padres, por consiguiente fruto de todos nuestros antepasados: en toda familia el hombre y la mujer llevan consigo los valores de la familia de origen.


El sexto espejo esenio


Esto puede concebirse como un momento en el que uno se siente completamente perdido, un momento de extrema dificultad. El espejo quiere ense帽arnos que, si hemos llegado a ese punto, en realidad hemos desarrollado todos los medios y fuerzas que necesitamos para superarlo.

Hasta que tengamos nuestras propias herramientas, nunca nos encontraremos en situaciones que requieran que demuestremos ciertos niveles de habilidad. As铆, desde esta perspectiva, los mayores desaf铆os de la vida, los que nos imponen las relaciones humanas y quiz谩s incluso nuestra misma supervivencia, pueden ser percibidos como grandes oportunidades a nuestra disposici贸n, para poner a prueba nuestra capacidad, m谩s que como pruebas a superar o superar. fallar

A trav茅s de este espejo tambi茅n podemos ganar m谩s confianza en la vida y tener confianza en nosotros mismos mientras vivimos. La noche oscura del alma representa para nosotros la oportunidad de perder todo lo que siempre nos ha querido en la vida y de vernos en la presencia y desnudez de esa nada. As铆 como salimos del abismo de lo que hemos perdido y nos percibimos bajo una nueva luz, expresamos nuestros m谩s altos niveles de maestr铆a.


Desde la perspectiva de los antiguos, el s茅ptimo misterio de las relaciones humanas o el s茅ptimo espejo esenio era el m谩s sutil y, en cierto modo, incluso el m谩s dif铆cil.


El espejo nos pide que admitamos la posibilidad de que cada experiencia de vida, independientemente de sus resultados, sea en s铆 misma perfecta y natural. Aparte de si logramos o no alcanzar los altos hitos que otros nos han fijado, estamos invitados a mirar nuestros 茅xitos en la vida y no compararlos con nada. Sin utilizar referencias externas de ning煤n tipo.

La 煤nica forma en que podemos vernos a nosotros mismos a la luz del 茅xito o el fracaso es cuando medimos nuestros resultados, utilizando un criterio externo. En ese momento surge la siguiente pregunta: 鈥溌縀n qu茅 modelo nos basamos para medir nuestros resultados? 驴Qu茅 medidor usamos?"

Desde la perspectiva de este espejo, se nos pide que admitamos la posibilidad de que cada aspecto de nuestra vida personal, cualquier aspecto, sea perfecto tal como es. Desde la forma y el peso de nuestro cuerpo hasta nuestros logros acad茅micos, empresariales o deportivos. Por lo tanto, estamos invitados a permitirnos ser el 煤nico punto de referencia de los resultados que alcanzamos.


Algunas ideas sobre el tema:

"La ley de la atracci贸n y las relaciones afectivas" de Esther y Jerry Hicks"

"El poder de la intenci贸n" de Wayne W. Dyer

Lea tambi茅n: Los espejos esenios (eBook) de Giovanna Garbuio

http://www.stazioneceleste.it/

moon